Cuando te enfrentes a tiempos difíciles, debes saber que los desafíos o las Pruebas no son para destruirte. Son para fortalecerte. Si te sientes débil que ya no puedes más, Dios te dará la fuerza que sea necesaria para seguir. Salmo-92; 9